26 marzo 2014

101

Oportunidad. Esa es la palabra. Ganarle a la ruleta estadística.
Sumemos las veces que puse mi vida en riesgo. Las extremas e indudables, con tiros, accidentes, peleas, etc.. Contemos también a cada uno de los que puse en peligro, porque a veces pude ser la muerte de otros. Terminemos agregando las veces en las que me pusieron en peligro concreto a mí, muchas más de las que tengo constancia, seguro.
¿Cien? Cerremos en ciento uno, número ponderado que forma parte del conjunto infinito "más de cien", es decir: no sé cuantas pero muchas.
Acá estoy.