25 julio 2012

El menos peor.


Queda cada vez menos espacio para el "apoyo crítico". Escapa a la política y a la posición que cada uno tenga acerca de si la derecha esta acá o allá. Quizá ya estemos pisando terreno psicológico en muchos casos, fenómenos tales como la "persistencia en el error", síndrome de Estocolmo, o simple falta de ganas para pensar qué queremos y a quién queremos cuando nos toque elegirlo.
Pero está produciéndose una divisoria de aguas, ciertas cosas están tomanto un matiz preocupante y del que no se puede permanecer ausente: estás de acuerdo con esto o no, es cortito.