08 enero 2010

Ya te digo: un mal año.

Tengo numerosas razones para sospechar que el 2010 es un mal año. Dichas razones, totalmente predecibles, oscurecen los augurios más optimistas y eso sin sumarle lo malo que va a pasar y que no puedo prever.
Bien, por fin, acá va una lista:
  • Van diez años desde el 2000 y los autos seguirán sin volar. La industria automotriz está en babia ¿qué esperan?
  • Obama, siendo un progresista tibio atrapado en la telaraña de la derecha, tampoco será un Kennedy negro durante el 2010 (y creo que nunca).
  • Morirán más o menos la misma cantidad de personas que en el 2009 por causas evitables, sobre todo niños, independientemente de quién gobierne y dónde. Si hay más guerras, todavía más.
  • La Bonaerense seguirá campeando a gusto y seguiremos siendo sus rehenes. Scioli alternativamente les dará más poder y luego se quejará de que no le obedecen, descabezará la cúpula para encumbrar otra peor todavía y así hasta que termine su mandato. Si esta es la policía de los progres, esperen a la de Macri.
  • Elementos afines continuarán bregando por la libertad de los torturadores, anche también su inocencia.
  • Elementos afines continuarán afirmando que los K. son progres y ellos harán todo lo posible por desmentirlos.
  • Cumpliré otro año, uno menos en mi velada carrera hacia la tumba.
  • La industria del entretenimiento en general seguirá basando sus éxitos en figuras como Fort, Zulma Lobato y las diferentes peleas entre ellos y otros "artistas" similares.
  • Están amenazando con darle un Nobel a Sábato, suficiente para que varios escritores de valía piensen en suicidarse y consolar a Borges.
  • Se morirá gente buena mientras la mala parecerá vivir para siempre.
  • Los sectores de poder intentarán agrandar su cuota del mismo. Algunos lo conseguirán, otros menos, pero en definitiva estaremos perdidos igual.
  • La economía seguirá más o menos como ahora, más de lo peor y menos de lo mejor.
  • Macri inventará otras diez maneras de que se le vean los pelos debajo de la blanca camisa.
  • Carrió encontrará otro conflicto por el que dirá "ahora vienen por...".
  • Yo no escribiré mi primer novela, ni publicaré mi primer cuento.
  • Los malos seguirán haciendo sus maldades sin demasiada objeción por parte de los buenos, que a esta altura son ciegos o cómplices y cada vez menos buenos. Incluso yo.
  • Lo peor de todo, solitario y sufrido lector, este blog seguirá siendo la misma cosa sosa y complicada de leer, peor todavía porque encontraré nuevas formas de decir lo mismo sin demasiada originalidad. Paciencia.