27 enero 2010

Como hace calor, un poco de lectura fría.

En el área de marketing de Gebiet estamos pensando en usted, estimado lector. Nuestros académicos asociados estudian el comportamiento de los lectores de este blog y tabulan ingentes cantidades de datos con los hábitos de lectura de los visitantes, intentando definir el perfil del lector promedio.
El viernes ppdo. tuvimos un seminario con las conclusiones a estos seguimientos. Según los sesudos análisis de estos profesores, me leen personas que
  1. al menos una vez han sentido un gran amor.
  2. fueron engañados en su buena fe, recibiendo frío interés a cambio de genuino afecto.
  3. por lo general prestan especial atención al bienestar de sus seres queridos, al punto de sacrificar a veces el propio.
  4. sienten, cuando el ruido del día acaba, algún remordimiento por viejos actos que si bien no fueron concebidos con ese fin, lastimaron de alguna manera a inocentes o seres queridos.
  5. han sido infieles o han sentido la necesidad de serlo.
  6. son esencialmente buenas pero que quisieran dejar de sentir la presión serlo todo el tiempo.
  7. se descubren recordando con cariño a los que dejaron atrás, sean mascotas, novios o amigos.
  8. se sienten algo frustradas por los obstáculos encontrados en el camino de las cosas sencillas, viendo a tantos tomar atajos para obtener frivolidad o acumular bienes.
  9. tienen oscuros secretos que desearían poder confesar alguna vez.
  10. sienten que no siempre son bien comprendidas sus acciones o sus motivos, teniendo grandes dificultades para explicarlos.
Por supuesto, al terminar la exposición despedí a todos esos farsantes. Trucos de feria a mí, psé. Yo sé quién me lee. Me han dicho (ellos mismos) que me lee gente que
  1. prefiere el reader, féisbuc o servicios similares a bloguear a la antigua (yo hago lo mismo).
  2. soporta el largo y ancho de los posts y decide que contradecirme es como querer apagar el Sol con una escupida.
  3. soporta el largo y ancho de los posts y decide que piensa lo mismo que yo pero menos enrevesado.
  4. me deja para cuando tenga tiempo para leer y que, como sabe que este blog tiene menos interacción que el tipo de "La escafrandra y la mariposa", pueden pasar semanas sin otra actualización o que conteste a los comentarios.
  5. definió hace rato que "soy un re colgado" y que eso justifica cualquier cosa que opine sobre lo que lee aquí.
  6. después de casi cuatro años de blog todavía no hago lo que casi todo mundo hace con los blogs para atraer público y respetan eso.
  7. me conoce y que, como los libero de la presión de leerlo, lo hacen en silencio para no herirme o tener que quererme menos, ambas cosas innecesarias.
  8. pasa por aquí cada muerte de obispo para ver si aprendí a ser simpático o al menos interesante.
  9. a pesar de mis esfuerzos porque no ocurra, entra por Google, tiene alguna coincidencia pasajera que manifiesta y luego desaparece sin dejar rastros.
  10. me tiene un frío y lejano afecto.
A todos ellos, mil gracias. En poco más de un mes el blog cumple cuatro años. Los días previos estaré ocupado con cosas de la vida real y no quería dejarlo pasar. Y ya habrán aprendido de mí que los aniversarios, cumpleaños, festejos y esas cosas no se me dan muy bien.