21 noviembre 2009

Ted, mi héroe.

Cuando me recomendaron ver House, recuerdo haber dicho: "no me gustan los médicos; ergo, no me va a gustar House". Sin embargo usaron argumentos muy persuasorios, como que el tipo odiaba a la humanidad, decía que todos mentían, que estaba ligeramente basado en Sherlock Holmes y terminaron convenciéndome. Hoy espero todos los martes para ver si está listo para comprar en Amazon el capítulo que el día anterior se transmitió en USA. By the way, los últimos dos capítulos recuperaron bastante el espíritu de la serie, aunque se nos hayan roto ciertas expectativas.
Volviendo al tema de las series con médicos, algunas veces en Sony agarraba Scrubs, una serie divertida, cortita y que vista al azar prometía mucho.
Conseguí en Amazon siete temporadas (no sé si está completa, no pienso mirar para spoilearme) y ya voy por la quinta. Capítulos de 22 minutos (Scrubs tiene la presentación más corta que recuerdo, quince segundos) y un humor ácido que se mete con todo (de hecho es la única serie no animada que lo hace).
Ayer los astros y Scrubs se alinearon: mientras operaban a Sandro y cada buen hijo de vecino cruzaba los dedos para que todo saliera bien, veía el capítulo séptimo de la temporada cinco, que tocó el techo de la temporada (y creo que de toda la serie, por lo menos hasta acá) incluyendo la temática de la donación de órganos, mezclada con El Mago de Oz y The Blanks (en la serie "The Worthless Peons"), la banda vocal de uno de los mejores personajes de la serie, el abogado depresivo del hospital que siempre está a punto de suicidarse y suele ser quien pone en perspectiva -por el absurdo- la exageración con que alguna temática es abordada. Es una suerte de Cosmo Kramer, aunque a mí me hace reír más porque está mucho más cerca mío que el delirante vecino de Seinfeld.
También me hace pensar que la hermosa voz de Sam Lloyd (sobrino de Christopher Lloyd) contrastada con su reluctante personaje hace un poco de justicia poética para todos los que no somos Adonis Post Adolescentes Eternos.
Siempre yo, siempre yo.




Desde 2:50 (casi la mitad del vídeo) está toda la participación de The Blanks en el capítulo que comento. Igual, es para verlo todo.
---------------------------------------------------------

No se pierdan en Esquizofónico el disco de The Blanks (doble post, estoy hecho una fiera).