12 noviembre 2009

Cinismo Ingenuo.

A los K., entre otros epítetos más fuertes, se los puede definir como "cínicos ingenuos", porque sabemos muy bien que un pingüino no olvida, aún menos que un elefante. Ingenuos porque nos creen boludos.
Así que la declaración de que les están cascoteando el rancho con una "campaña de crispación social destituyente" sin traer a colación la que sufrieron Alfonsín y la Alianza habla más bien de hacerse los boludos que de olvidarse de cómo llegaron al poder.
El mencionar a Duhalde como artífice casi los pone en evidencia, porque vaya a saber Dios dónde está Rucucu ahora. Duhalde, el señor que eligió a K. cuando todos los demás le fallaron. El que le cedió el primer equipo de gobierno y el aparato para hacerle frente al ganador, Carlos Saúl Primero de la Rioja, sin los cuales no hubiese llegado más lejos que otros patagónicos con plata (o ex gobernadores cuyanos de provincias que no producen vino, también ricos -por sumar otros eternos candidatos a la Presidencia-), forzando un todos contra Carlos (como la Alianza y la Unión Democrática pero contra Perón).
Lo notable es que mientras De la Rúa es motivo de burla cuando balbucea que fue víctima de la misma jugarreta (entre otras cosas de las que sí es responsable directo, como la "Banelco", el trece por ciento, las muertes por la represión y un largo etcétera), al ministro Fernández no le tiembla el bigote diciendo lo mismo.
Les quedan dos años largos en los que ya no tienen chequera suficiente. Siguiendo con el post anterior, ahora todos quieren su chequecito. Los supuestos "líderes sociales" asociados al gobierno ya no tienen bases salvo que bajen al mercado de seguidores rentados, donde ya está Duhalde subiendo la cotización. Menos mal que no existe la leva (es sarcasmo, no soy tan ingenuo).
Duhalde vs. K.: nada les importa, todo lo demás es tierra arrasada.
Es esa tierra en la que vivimos nosotros.
Ay de nosotros.

--------------------------

Update: Mirá quién habló (y también se hace el dolobu).