26 septiembre 2009

Miss you/I

Siempre me pareció una persona triste, incluso arriba del escenario. El humor de sus letras era ése que se dice mirando a los ojos, desafiando a reírse más del autor que del chiste mismo.
Nada de lo que le pasó en la vida (incluso lo bueno) fue sin dolor. Me hubiese gustado ser su amigo y por eso adopté a varios Joeys en mi vida.