18 septiembre 2009

Aniversario de la Hipocresía

Dicen que somos, a lo largo de la vida, más o menos los mismos. Será generalizar, pero habrá quienes justifican el dicho siendo más o menos así a lo largo de toda su vida.

Por ejemplo ciertos dos pájaros de cuenta que, cuando la cosa estaba jodida, andaban en lo que andaban casi todos los argentinos que hicieron del "no te metás" el gran santo y seña de sus miedos. Sin embargo, caraduras, ahora dicen que no, que estuvieron. Y como prueba se ponen firmes con los asesinos, octogenarios la mayoría y totalmente inofensivos en lo que respecta a las consecuencias de perseguirlos con la Constitución.

No fue así para Julio López, desaparecido como si nada hubiese cambiado en veinte años. Lo peor es que creyó en ellos, en Néstor y Cristina Fernández de Kirchner, quienes juraron que había llegado el tiempo de la Justicia, que estábamos seguros, que aquello había terminado.
Y no, no terminó: los K., con todo el poder a su disposición, hacen lo mismo que hicieron siempre.

La de ellos.