14 julio 2009

Una media buena noticia.

El blog anda algo alicaído desde hace meses, debí hacer algo para levantarlo, pensé. Las visitas siguen en una especie de meseta desde hace un par de años (es verdad que son cada vez más, pero la tendencia no le da vértigo ni a una abuelita con tembleque) y el asunto no da para más, me reconocí a mí mismo, en voz bien alta. Tengo que entrar en la web 2.0, me dije también, pero como un player importante, basta de remarla en redes sociales con las mismas armas que miles de otros bloggers. Hay que hacer una inversión, volví a decirme. Para un poco, loquito, que vos sos más seco que un bife, me retruqué acalorado.
En el bar donde me encontraba todos empezaron a codearse y las carcajadas amenazaron con tapar los gritos de un conductor carilindo que desde la TV le ponía onda a un magazine de cable. Me senté de espaldas, enfurruñado y saqué la billetera: no había para refutarme ni un billete violeta. Habrá que romper el chanchito, me dije bajito, mirando a los costados.
Enflaquecí todavía más la billetera pagándole al mozo, que se secó las lágrimas con los puños cuando se acercaba, haciendo fuerza para quedarse serio. Le ví la intención de preguntarme si iba a pagar la ronda de mi compañero, por lo que me paré y salí antes de darle chance.
En la seguridad de mi casa, con una planilla de cálculo de por medio y mucha fe hice una proyección de posibles gastos, puntos de oportunidad y hasta consegui cotizar unas cuantas posibilidades de manera más o menos seria.
Con mis habilidades de informático diseñé un widget -que quedó casi listo- para adosar al blog y proponerles a mis lectores un sorteo jugoso a cambio de una membresía a los contenidos del blog -que me prometí mejorar, así tenga que robar. La lista de posibles premios para el sorteo fue:
  • Un fin de semana para dos en algún hotel semifamoso por su utilidad para "escapadas de trampa" y cuyas iniciales son HJ.
  • Para ell@s, un voucher para el uso discrecional de una señorita de moral laxa y costumbres venéreas accesibles, de dudosa fama en la televisión, durante unas horas en algún establecimiento ad hoc en la zona de Panamericana
  • Para ell@s, una chequera con entradas para llevar a varias amig@s (uno nunca va solo a esos lugares, es un hecho) a un conocido antro donde unos señores de musculatura hiperdesarrollada y ropas convenientemente desechables exacerban las hormonas (y otras cosas) de l@s visitantes.
  • Una orden de compra de por vida en una conocida cadena de librerías por valor de 4000 pesos.
  • Una Wii.
  • Una PS3.
  • Una PS2.
  • Una guitarra eléctrica usada, en excelentes condiciones, más un amplificador casi de estreno, ambos de primeras marcas.
  • La colección completa original de "Star Trek", en HD; incluídos los capitulos originales, Next Generation, Andrómeda y Deep Space 9.
  • La colección completa original de "El Señor de los Anilos", en HD, con los libros de Minotauro y pósters de las pelis originales.
  • La colección completa original de "Harry Potter", en HD, con los libros de Salamandra y pósters de las pelis originales.
  • Una comida opípara para cuatro en un pituco tenedor libre de la Avenida Las Heras.
  • Un set de planchita para el pelo.
  • La colección completa original de "Star Wars", en HD, con una máscara de Cheewacca usada (y que tiene olor a pelo de perro mojado de verdad) autografiada por Lucas.
Luego de meditarlo largamente -unos tres segundos- decidi que un sorteo era muy injusto, a fuer de que nunca se sabe si los premios serán disfrutados convenientemente, así que me dije -con algo de aprensión, verificando que nadie me escuchaba- ¡Una fiesta!.
Eso, una fiesta. Una reunión como la que hacen los podentaristas, los taringueros, los roleros, los floggers del Abast... no, pará, pará -me reproché -la pavada tampoco.
Pensé en invitar a la trol... a la señorita a achicar sus pretensiones a cambio de un strip-tease, que los musculosos le pusieran un poco de onda al bailongo y que quien suscribe en algún momento de la noche les tocara canciones mientras hacíamos karaoke todos borrachos. Música, drinks, luces de colores y la noche, Teté.

Lástima lo de la Gripe A, gente. Suspendido indefinidamente.