10 septiembre 2008

¡Ultimo momento!

Les pido a todos por favor que dejen de escuchar a los hagiógrafos del fin del mundo. En realidad, el verdadero pedido es que, aunque se relaman consumiendo la bosta que supura de la mayoría de los informes periodísticos -y otros aún menos confiables- sobre el tema, DEJEN DE INTERPRETAR SOBRE ESO DE "JUGAR A SER DIOS" Y ESAS COSAS QUE NO -repito: NO- ENTIENDEN.
Salvo la comunidad científica y la prensa especializada, muy pocos pueden comprender realmente qué se está haciendo con el LHC. Las palabras "Big Bang" y "Partícula de Dios" suelen tomarse por los legos literalmente, provocando más confusiones que certezas, lo cual es alegremente aprovechado por los desinformadores de siempre. Son apenas "modelos mentales" para nominar cosas muy complejas de manera bastante estúpida (como los tipos de "quarks" o el mismo nombre "quark" -ni hablar de sus "sabores"-).
Sobre todo, le digo a los místicos y religiosos que ni siquiera creen en el Big Bang (por ejemplo, los que niegan la evolución) que especialmente ellos no tienen qué hablar sobre el tema. Para ustedes el universo se creo tal cual se explica en el Génesis o su equivalente. A lo sumo, mofense, pero no van a andar agitando la herejía o la blasfemia, porque para ustedes NO ES POSIBLE QUE SEA DIOS ninguna de sus criaturas.
Fuimos, somos y seremos totalmente capaces de terminar con este planeta en un periquete. Estuvimos y estamos así de cerca.
Para la mayoría de los que hoy despotrican, era preferible un holocausto nuclear mundial antes que ver ondear un trapo rojo en un mástil.
Déjense de joder.