03 junio 2008

Interacciones

Según parece, hay crisis mundial por los alimentos. Es un tema complejo, que quizá yo no entienda del todo, pero nadie me puede impedir que extrapole un poco, ¿no?.
Yo no les creo un pito: todo esto es por el petróleo, la crisis está pegando en todos los niveles de la cadena de comercialización de los alimentos y en casi todos los frentes. Por otro lado, parece ser que la victoria final que Occidente le impuso a todo el orbe se está convirtiendo en una verdadera carrera de ratas y regular el sálvese quien pueda se le hace difícil a los gobiernos. No hay un problema ideológico, es un problema de quien renuncia a qué. En cuanto termine el negocio de Bush y la masacre por el control momentáneo del petróleo en Medio Oriente, acabado su poder político, comenzarán a preguntarse what's next, dude?.
La madre de casi todas las guerras, la especulación, estará llegando a su punto de quiebre cuando entre en guerra contra sí misma ante la falta de otros enemigos. Todas las soluciones para evitarla que puedan surgir del "liderazgo moral" de Estados Unidos o del económico de la Unión Europea me dan terror. Y miro a los estadistas locales y me pongo más sombrío.
Siempre terminará siendo el séptimo de caballería contra los comanches. Adivine, querido lector, de qué lado está usted.