09 junio 2008

¡Esforzate, Fender, dale!

Cass me pone en vergüenza premiándome con un premio premioso. Según ella, hago esfuerzos suficientes para ser considerado un esforzado esforzado. O sea, el premio es al esfuerzo, no sé si la cachan. Jijiji. O sea.
El premio viene con otro esfuerzo (y acá empieza a darme paja y a poner en peligro el premio): hay que citar seis valores personales y otros seis, eh... no sé... (¿antivalores? ¿desvalores? ¿infravalores? en fin...). Cassandra me dejó más confundido que Kung Fú, y el post original de Zorra no aclara demasiado.
Seis ¿valores? que apruebo:
  1. La soledad de los raros.
  2. El aislamiento creativo.
  3. La solidaridad de los perros apaleados.
  4. La empatía de la gente con problemitas.
  5. La colgadez de los amigos, que nos quieren igual.
  6. El disenso discutidor pero amistoso.
¿Antivalores, desvalores, infravalores? (o lo que sea) que me disgustan:
  1. Que te doren la píldora.
  2. El pisacabecismo y el serruchismodepiso.
  3. El malagradecidismo.
  4. Los que saben de antemano que no me voy a vengar.
  5. Los que analizan qué te pueden sacar, aprovechar, negociar apenas te conocen.
  6. Los que le hacen daño a mis afectos.
Voy a fallar en el resto. No sé a quién darle el premio. En realidad, no conozco a ningún blogger que se esfuerce demasiado. Tendrán mejores o peores blogs, pero no seamos atorrantes que esfuerzo hacen los que van a hombrear bolsas al puerto, y esas cosas.
El día que considere un esfuerzo el bloguear, me dedico a otra cosa más descansada.