25 abril 2008

Olvidarse es también callar.

Fue un día complicado, el jueves. Feria del Libro, caminando mucho y llegando cansado a casa. Me olvidé que iba a postear algo muy importante, algo que no había sido dicho por muchos y que no tenía la relevancia que se merecía. Muchos de los que hablan permanentemente de la memoria -como yo- parecían haberla perdido con el tema.
Al final, me olvidé yo también y no tengo demasiada excusa con lo de la Feria. Me olvidé, y punto.

---------------------------------

El jueves fue 24 de Abril. Es el día en que se conmemora la masacre del Pueblo Armenio a manos de los turcos. La noche de ese día de 1915, 235 intelectuales armenios fueron deportados y posteriormente asesinados. Luego sufrirían el mismo destino un número indeterminado (se estima que entre medio y dos millones) de armenios. La historia es tan desgarradora y cruel, que la humanidad toda ha elegido olvidarla. En resumidas cuentas, algo similar a lo que cuenta Marjane Satrapi en su Persépolis: los "Jóvenes Turcos" (partido minoritario que tenía como objetivo el respeto por el "otomanismo" multicultural y multiétnico) llegó al poder con el apoyo de los revolucionarios armenios en 1908. En 1915, durante la I Guerra Mundial, acusaron a los armenios de ser "quintacolumna" rusa y comenzaron las purgas. De hecho, todavía sostienen que fueron ellos los agredidos.
Se afirma que inspiró a Hitler (sobre todo, su escasa repercusión internacional) el sueño de aniquilar a los judíos, quienes más de noventa años después todavía lo niegan oficialmente. Estados Unidos (país en la que vive la mayor comunidad judía del mundo fuera de Israel y una de las armenias más importantes) tampoco reconoce el status. Siento que cada pueblo que ha sufrido un holocausto similar recela de los otros, temiendo que su propia tragedia pierda relevancia y, tal vez, recompensa.
Mientras, otros genocidios están ocurriendo justo ahora, envalentonados por estos olvidos y otros posteriores (Serbia, Kurdistán, y un lastimosamente grande etcétera).
Ahora caigo en la cuenta. Olvidarse de estas cosas es hasta peligroso para uno mismo.

--------------------

INGE:
"Antes del Holocausto, Adolf Hitler reunió a sus lugartenientes y, para convencerlos de que su plan funcionaría, les dijo: '¿Quién se acuerda del exterminio armenio?'. Eso les dijo. Treinta años después, nadie se acordaba de que un millón de armenios había sido exterminado de la manera más cruel posible.
"Han pasado diez años, y ¿quién se acuerda de lo que pasó en los Balcanes? Los sobrevivientes. Los que, por alguna argucia del destino, han vivido para contarlo. Los que se avergüenzan de haber sobrevivido. Como Hannah. Esa es la ironía, si puede llamarse así, la vergüenza que sienten los que consiguen sobrevivir. Y esa vergïenza, que es más grande que el dolor, que es más grande que cualquier cosa, puede durar para siempre."

(Isabel Coixet, "La vida secreta de las palabras")