31 diciembre 2007

Compartir

Y acá estamos, vísperas de año nuevo. Creo haber dicho todo sobre este tema el año pasado: básicamente, en mi vida las cosas pasan o dejan de pasar independientemente del plan previo. Así que les ahorro la lista. Solo les comento que me va muy bien con el no-plan. Demasiado mucho muy bien.
Pero igual, che, siempre me gustó desearle a la gente que se lo merece cosas buenas (qué me importa saber quién se lo merece y quién no; yo asumo que si alguien lee esto es buena gente, qué diantres).
Así que les deseo felicidad. No quiero llevármela toda yo solo.

Como música de este fin de año quiero regalarles:

Vintage 40:
Benny Goodman y Gene Kruppa. Quien no mueve el piecito con esto tiene problemas con la vida.




Vintage 50:

Dicen las malas lenguas que Maybeline fue la primera canción de rock. Chuck Berry intentando tocar al estilo hillbilly con la cadencia y las armonías del blues. Si bien no encontré nada de esa época que incluyera esta canción con Berry, esto no tiene desperdicio.


Vintage 60:
¡Si hasta Steve Crooper está flaquito y joven! Otro tema para mover el piecito. R&B del mejor.




Vintage 70:

Peter Frampton, el galancete que sabía tocar. Allá en los setentas, algunos carilindos que hacían gritar a sus fans todavía eran buenos músicos.



Vintage 80:
Entre el punk y esas cosas que no salían en MTV, Los Ramones siempre fueron mis favoritos.



Vintage 90:
Estuve revolviendo bateas en Youtube, y me quedé con esta. Quien no salte, está definitivamente perdido para las pistas. Rozalla y Aquagen, la mejor canción disco (bueh, house actually)