23 agosto 2007

Sepa las razones por las cuales detesto a The Who.

Yo sé que hay fans de The Who que me querrán comer el hígado. Conozco a algunos. Pero es más fuerte que yo.
De todas las bandas de los sesentas, la única que no me gusta es The Who. Las razones son complejas y están bastante bien fundamentadas en un post anterior, pero ahora me permitiré ser mucho más preciso:
  • Rompían instrumentos. Sólo si sos Jimi Hendrix podés hacerlo. El resto comete pecado grave.
  • Eran más conocidos por romper hoteles, tocar a mucho volumen, saltar como conejos en el escenario o esas cosas extramusicales que por la música en sí. Y yo no viví en el Alocado Londres, ni tenía Youtube para verlos cuando sí me deslumbraban los discos de Beatles, Purple, Crimson, Floyd o Kinks, sin verlos en vivo.
  • Roger Daltrey movía demasiado el culo para no ser Mick Jagger. Y no cantaba mejor que Davies.
  • El bracito de Pete Townshend me molesta. Más ahora. Y es un perfecto inútil con la guitarra.
  • Keith Moon era bastante bueno, pero me fastidia cómo le pegaba a los platillos. Y fue la razón por la que tocaran tan fuerte, al principio (era alumno de otro músico ruidoso, Carlo Little). Después, fue parte del circo. Los músicos más volubles, como Jagger o McCartney sufrían por eso y les provocó problemas: Los Beatles hicieron Helter Skelter para demostrar que tocar fuerte era fácil, pero a Jagger la comparación le cagó Rock and Roll Circus, autohomenaje de los Rolling en donde los The Who sonaron tan potentes que obligaron a los Stones a una prueba de sonido larga y tediosa (aunque la inseguridad siguió después del rodaje y recién fue editada treinta años más tarde).
  • No eran gran cosa y nunca vendieron mucho. No está mal eso, pero les jodía: usaron todo lo que estuviera a su alcance para llegar a ser rockstars. Por ejemplo, copiar a propósito a The Kinks para que el manager de éstos les diera bola. Al final, tuvieron que separarse los Beatles, ocurrir Altamont (desgracia para los Stones) y decantarse la escena psicodélica en las megabandas de los setenta para que vendieran un poco más.
  • A pesar de todo, en vivo sonaban muy mal. Recién en 1970 consiguen una perfomance decente para poder editar el primer disco en vivo, Live at Leeds. Las guitarras de Townshend están normalmente desafinadas y en pésimo estado de tanto golpearlas. Los arreglos vocales estaban de moda, pero eran pésimos y en vivo daban risa. Las mejores partes de los recitales consistían en Townshend repitiendo el mismo acorde sin sentido, haciendo la torpe pirueta ésa con el bracito. Hoy Townshend toca mejor y bardea menos, pero Entwistle y Moon están muertos, y eran lo más interesante.
  • Dejaron de existir en cuanto el ruido dejó de ser novedad. Eran demasiado pobres musicalmente, como lo demuestra el hecho de que no pegaran una desde que se les acabó la cuerda (Quadrophenia ¡en 1973!). El último disco de estudio oficial es de 1983 (pero siguen currando).
  • Un punto a favor es que decidieron no venir a la Argentina a último momento.
El siguiente video es de Rock and Roll Circus, la "superbanda" The Dirty Mac tocando Yer Blues: Eric Clapton, John Lennon, Keith Richards, y Mitch Michell. No es de extrañar que no hubiera ni un solo The Who invitado.