17 mayo 2007

Nueva Tribu Urbana.

Ustedes saben que por ahí me he ocupado de las tribus urbanas. Siempre es agradable encontrar una nueva forma de expresar la falta de originalidad adhiriendo a un ghetto del gusto personal. Nada como sacrificar la individualidad con algo de snobismo y charme.
Bueno, pero ¿cómo nacen las tribus? Alguien las define, les da nombre por primera vez. Cerca los conceptos que unen a personas diferentes y les busca el denominador común, con ojo sagaz.
En la Feria del Libro presencié uno de esos actos tan raros para nosotros, torpes y distraídos mortales:

Tarja Turunen, la ex cantante de Nightwish (que aparte de tener que soportar que la echen a patadas, tuvo que aguantarse tambien a unos cientos de fans de esa banda que todavía parecen no registrar que no soporta que le sigan hablando de Nightwish), estuvo en la Feria, firmando no sé qué (que yo sepa, no escribió ningún libro).
Bueno, la fila de darkitos era larga, aún siendo tan temprano como las seis de la tarde (el acto se consumaba a partir de las 20).
La runfla iba desde meros metaleros con remeras de Megadeth, a auténticos príncipes oscuros con ropas más caras que las de la propia Tarja.
Al final de la cola había una nena de unos 14 años -emperifollada de negro, delineados los ojos- con mamá de chaperona, a casi 150 metros del stand de Finlandia.
De repente una señora de unos 50 años; con sendas nenas de riguroso rosa chicle, agarradas de las manitas; se paró detrás de ellas siguiendo la cola, prestando más atención a la madre que a la darkita que era la verdadera razón por la cual estaban ahí.
Mi instinto despertó mi curiosidad y me quedé rondando, porque imaginaba que algo se cocinaba (y estaba al pedo, en realidad).
Otra señora, algo más joven, y recelando la negrura del contenido de la fila, pero confiando al ver a la señora con las rosadas nenas se puso detrás (podía estar cometiendo el crimen de desestimar el tamaño de la cola, que a todas luces decía que algo gratis o interesante se regalaba -aunque esas cosas casi nunca se den juntas-). Sin embargo, preguntó a la que tenía a las nenas de la mano: "¿Regalan algo? ¿Usted no sabe?". Ésta, señalando con un gesto de la barbilla, dijo: "Deben ser cosas de computación, porque está lleno de jaquers".
Estaba casi de espaldas, revisando unos cómics importados (carísimos) y casi me saltan los mocos de la carcajada contenida.
Je, se ve que la señora, un día sábado, de puro aburrida, se quedó viendo en Space "Hackers" con Angelina Jolie.