11 enero 2007

El pequeño Tao de bolsillo

El Tao Te King es un librito chiquito, generalmente mal editado (peor traducido) y que no tiene gran valor pecuniario.

Dice cosas como esta:

Por eso, el sabio adopta la actitud de no-obrar
y lo practica sin palabras.
Todas las cosas aparecen sin su intervención.
Nada usurpa ni nada rehúsa.
Ni espera recompensa de sus obras,
ni se atribuye la obra acabada,
y por eso, su obra permanece con él.

O esto:

Todos los seres crecen agitadamente,
pero luego, cada una vuelve a su raíz.
Volver a su raíz es hallar el reposo.
Reposar es volver a su destino.
Volver a su destino es conocer la eternidad.
Conocer la eternidad es ser iluminado.
Quien no conoce la eternidad
camina ciegamente a su desgracia.

Y esto, también:

El mundo es un vaso espiritual que no se puede manipular.
Quien lo manipula lo empeora,
quien lo tiene lo pierde.


En fin. A veces, los libros chiquitos, mal editados y baratos le dan otro sentido a la vida.