12 octubre 2006

Cosas que me podrían gustar, sin embargo, no.

Cosas que me molestan mucho del mundo blogger (o blogósfera, como le dicen los iniciados):

  • El “estado adquirido” de corrección política de ciertas bitácoras. Hasta la gente que alaba nuevas tendencias e ideas termina pecando de insulsez, con el paso del tiempo. Se explica porque un blog comienza a atraer gente y dinero casi al mismo tiempo.
  • Los blogs de poesía lastimera. Tengo un somero hartazgo por los reclamos a inconstantes seres amados (muchas veces dirigido a la persona específica, tipo carta de reclamo en versos discontinuos y sin ningún respeto por el lector que NO es evidentemente ese casquivano). No le niego a nadie la oportunidad de ser el próximo Carriego, pero me desconcierta y me aburre mucho el que ignoren a los lectores como verdaderos receptores del esfuerzo artístico.
  • Los blogs de personas semifamosas -al menos conocidas- que se la pasan diciendo “tengo la posta, pero no puedo revelar nada”. Se da mucho en periodistas de medios gráficos y empleados juniors de empresas gigantes, que están en contacto con cierta información pero no son dueños de ella.
  • Los comentaristas que te dan formales palmadas en la espalda, con el único interés de que visites SU blog. Suelen dejar comentarios tipo “Lindo blog, vendré seguido por aquí” y desaparecen sin dejar rastros. A veces, a mi me pasa, sus blogs son de... poesía lastimera! Estimo mucho al comentarista que pone a trabajar la neurona para dejar un comentario , pero andar a la caza de visitantes con esta táctica de la "Tarjeta de visita", me molesta.
  • Los bloggers que se cansan de serlo. Entre ellos Lacanna y Clarita.