31 julio 2006

Demostración empírica de como anda el mundo...

En realidad, no queda mucho más que decir salvo que ojalá (inch Allah) algun día el mundo empiece a tener pies y cabeza, y la razón y la compasión sean la moneda corriente.
Mientras tanto, no hacemos más que darle la razón a Ivan Feodorovich Karamazov ("todo esta permitido"): despejar cualquier duda sobre la estupidez del género humano y la patética doble moral de sus religiones.

Si, ya me dijeron Mafalda en algún comentario, pero no me cuesta nada soñar (y hasta es de buen tipo hacerlo, che).