13 julio 2006

Aquellas estúpidas canciones de amor...

Como buen amante del rock progresivo en general (y de Pink Floyd en particular), tengo especial predilección por bandas que han sabido permanecer fieles a su estilo.
Marillion es una de ellas. Aunque se los ha tildado de no ser muy originales y mezclar las guitarras de Floyd con la voz de Peter Gabriel (Fish hasta se maquillaba como él), siempre esa mezcla me resulto atractiva. La guitarra de Rothery es una muestra de porqué la Fender es la guitarra para este tipo de música: cálida, aterciopelada pero con el filo intacto.
A pesar de los años, los cambios de formacíon y la indiferencia masiva (y obviamente de las compañías discográficas) siguieron adelante, al revés de Génesis y Phil Collins, que terminaron siendo los mimados del sello discográfico. O de Floyd, continuamente enredado entre sus propios brazos gigantescos...
Despues de una inflexion bastante pop, cuando la voz de Fish dejo lugar a Hogarth, el grupo se renovó y perdio la evidencia de ser una banda tributo.
Discos como Brave y Marbles son un desafío hoy en día, y un lujo para melómanos.
Pero quiero recordar aquellas canciones de Fish, las que se me grabaron como fuego en mis años duros. A pesar de las letras sencillas, dentro del contexto son bastante bucólicas, el cual creo era el objetivo.
Lavender, Kayleigh, Warm Wet Circles, están en esa onda. Aqui les dejo dos:
Lavender:



Kayleigh: