10 junio 2006

Treinta años no es nada!



Una amiga ha descubierto el orgasmo a los treinta y pico de años. Ahora, su único fin en la vida, según una atormentada confesión, es procurárselos lo mas seguido posible.
Tanto caminar, para al final encontrarnos todos en el mismo lugar.
Pero, claro, mujer al fin, no es tán facil. Igual habrá una serie de requisitos a cumplir. Pero la actitud pasiva ha desaparecido. Ella es ahora la que busca.
La lista de requisitos se ha dividido en dos:
  1. Requisitos mínimos para tener sexo:
    Tener una posición económica relajada.
    Ser de buen ver (de muy buen mozo a pasable, según la cuantificación otorgada al siguiente punto)
    Tener fama de ser bueno en la cama, o bien dotado (Vale el autobombo. No, no es lo mismo: con "buen sexo" ellas se sienten "muy plenas", con uno que la tiene grande, "muy perras")
    Disponibilidad (medida en el tiempo que ella tiene para el asunto) suficiente.
    Pocos deseos de compromiso.
    Cierto donaire para este tipo de relaciones.
  2. Requisitos mínimos para el matrimonio:
    Tener una posición económica relajada.
    Ser de buen ver (de muy buen mozo a pasable, según la cuantificación otorgada al siguiente punto)
    Tener fama de ser bueno en la cama, o bien dotado (Vale el autobombo. No, no es lo mismo: con "buen sexo" ellas se sienten "muy plenas", con uno que la tiene grande, "muy perras")
    Disponibilidad (medida en el tiempo que ella tiene para el asunto) suficiente.
    Pocos deseos de compromiso.
    Cierto donaire para este tipo de relaciones.

Este mundo está loco, loco. Y las mujeres, también.