07 junio 2006

El chinguichingui y yo

En un post anterior dije que soy un negado para la "música alegre". Hablando con algunas personas que dicen gustar de ritmos cadenciosos y las letras picaronas, vengo a descubrir que el problema lo tengo yo. Parece que el mundo es alegre, dicharachero, y yo no.
Lo mismo me pasa con la música en general: Como intento tocar la guitarra desde hace algunos años, no es de extrañarse que en pleno asado con achuras alguien ponga una vihüela en mis manos y me diga (o me ordene):
-Tocate una chacarera.
Mi cara de desconcierto suele confundirse con divismo, por lo que me insisten como es costumbre:
-¡Daaaaale, ¡tocate una chacarera! -ante lo cual empiezo a farfullar disculpas...
Si soy sincero y digo que no me gustan mucho entonces me rebota peor.
-¡Cómo que no te gustan, que clase de (poner cualquier epíteto denostativo aqui) sos! , -y entonces, abrumado, propongo tocar alguna zamba que sé de compromiso.
-mmmmgrrr...buep... -con franca desilusión del representante del auditorio que me proponía como guitarrista.
Entonces empiezo "...bajaré por Hualfín, me voy pa' Corral Quemao...."
-uhhh, que aburriiiiido, tocate otra más aleeegre!!!". -grita el auditorio.
Conciliador, el improvisado descubridor de figuras se da por vencido en el rubro floklórico.
-En fin... Y que tocás vos?, -sabiendo por mentas de que soy más bien rocker.
-Qué se yo? Toco un poco de todo, pero me gusta el blues, el rock, heavy metal, un monton de cosas.
Indefectiblemente, sigue el tormento:
-No sabés (poner aquí cualquier canción de moda que por supuesto no sé ni me interesa saber).
-Ehhh... no, no la sé, mas bien toco cosas medias viejitas, nada nuevo...
-Buep, tocá lo que quieras.... ma'si...
A esta altura sé por experiencia qué canciones tengo que tocar, porque si no lo hiciera y tocara lo que yo quiero terminaria como el bardo de Astérix: colgado de un arbol y amordazado...
Haga lo que haga, parece que soy triste...
Aclaración: la zamba es un género folklórico triiiiiiiiste y la chacarera uno up-tempo (léase dicharachero y festivalero)