09 junio 2006

Cinema verité.



Hay algo a lo que ultimamente le ando esquivando, y es al cine de terror. Con esta parafernalia de efectos especiales, parece que no hay mas remedio que sentarse a ver cosas cada vez mas impresionantes.
Me tiene un poco aburrido el argumento "chico/a-ingenuo/a-se-mete-donde-no-debe-y-termina-cortado/a-en-rebanadas-o-derretido-en-acido-o-tiene-que-amputarse-algo-para-sobrevivir-pero-igual-se-muere".
A mi denme un Hitchcock, o un buen Drácula, o un Allan Poe, que querés que te diga.
La moralina del "aprendiz de brujo", trasladada al terreno de lo política y socialmente correcto en el cine estadounidense es cansadora, porque el aprendiz de brujo siempre se muere y el muchachito "do-the-right-thing" siempre sobrevive.
Pero en una mataron a Paris Hilton, tan mal no está esa...